Motos

Historia de Beta

Imprimir fichaEnviar a un amigo Guardar como favoritoNotificar error Escribir comentario

Beta

La empresa ha evolucionado y crecido hasta convertirse en el líder con la capacidad de adaptarse a las tendencias del mercado y estipularlas a través de únicas alternativas basadas en la calidad. Los principios rectores de Betamotor son simples y, al mismo tiempo, únicos.


La filosofía subyacente a las posibilidades de diseño es precisa: ofertar al mercado productos reconocidos por su equilibrio y elegancia, sólida tecnología y practicidad, diseñados y creados acorde al hombre y sus necesidades, sin intentar proponer soluciones futuristas por el solo hecho de hacerlo.

Esta sólida empresa se encuentra posicionada entre las figuras mas importantes del mercado italiano de motocicletas debido no solo a la calidad y precio que ofrecen, sino a la pasión que sienten por ellas.

La historia de Betamotor se encuentra ligada a la evolución de estos vehículos de dos ruedas.
Fundada en Florencia en 1904 bajo el nombre Società Giuseppe Bianchi, producía bicicletas hechas a mano. A principios de la década del ’40 y, como consecuencia de la evolución de las necesidades y la progresiva modernización de las fábricas, se industrializó y adoptó el nombre Beta, como es conocida en la actualidad.

Una de las primeras motocicletas estaba potenciada por un motor de un cilindro de dos pistones montado sobre el cuadro de una bicicleta y propulsado por una rueda de caucho.
Durante los ’60, la empresa produjo sus propios motores y las bicicletas motorizadas se convirtieron en las actuales motocicletas y scooters, valorizadas como siempre por la calidad de su construcción.
Entre las motocicletas “históricas” creadas por nuestra compañía, se encuentran varios modelos producidos durante los ’50, las “motorcrossers” con su fundamental papel en la década de 1970, un “enduro” refrigerado con líquido que participó en el Rally de Perú, y dos leyendas en las pruebas: la TR34 y el prototipo Zero, ambas Campeonas del Mundo, conducidas por Jordi Tarres en 1987/89.

Desde 1972, la planta principal de la empresa se encuentra en Rignano sull’Arno, Florencia, y ocupa un área de 116.000 metros cuadrados, de los cuales 12.000 son cubiertos. Está equipada con los más modernos equipos, un pista para probar las motos y un circuito de motocross con áreas naturales y artificiales para gestear vehículos todo terreno.

La red de venta en Italia consiste de aproximadamente 400 concesionarios y mas de 1000 centros de servicio. Con respecto al exterior, ampara a todos los países de Europa occidental, los Estados Unidos –que por tradición es uno de los principales clientes de la empresa- y Japón, donde el nombre de Beta es sinónimo de motos de competición.

Es por todo ello que Beta y el deporte han sido siempre una combinación ganadora. Ayer, con el gran Jordi Tarres, que obtuvo cuatro campeonatos del mundo. Hoy con el campeón Dougie Lampkin, ya tres veces campeón del mundo y en la carrera para equipara los logros del gran corredor español.